Detector de mentiras verdadero

Todos quisiéramos tener un detector de mentiras verdadero al alcance del bolsillo que nos ayude a descubrir cuando alguien no está siendo sincero. Sin embargo, este deseo está lejos de la realidad.

 Lo único que podemos encontrar en el mercado son aplicaciones para teléfonos inteligentes que no sirven más que para hacer una broma a nuestros amigos.

Estos software se caracterizan por simular los principios básicos de un detector de mentiras verdadero; es decir que supuestamente monitorean cambios que al ojo humano son prácticamente imperceptibles y que en teoría delatan a un mentiroso.

Pero ningún teléfono hasta la fecha posee los mecanismos necesarios para lograr tal cosa, por lo tanto esta tarea todavía no es posible, a menos que se deje en manos de expertos con equipamiento especializado.

Índice

    El polígrafo: ¿Detector de mentiras verdadero?

    Sí. De hecho el detector de mentiras no es algo nuevo para la sociedad ni mucho menos ficticio.

    En 1938 Leonarde Keeler inventó un instrumento de medición que en teoría debería monitorear las reacciones fisiológicas de una persona para saber si está mintiendo.

    Dicho instrumento se conoce como polígrafo o máquina de la verdad y se encarga de medir los estímulos nerviosos de un sujeto ante diferentes preguntas.

    Detector de mentiras verdadero

    Desde su invención el mecanismo sigue siendo el mismo, evidenciándose solo avances tecnológicos que involucran mejoras en los sensores y otras adiciones que buscan mejorar su precisión.

    El polígrafo rápidamente se convirtió en un icono popular en este tema, lo cual no es por su eficiencia sino quizás por la promoción que hacen las películas ficticias; pues la comunidad científica lo considera inexacto, por no decir un fraude.

    Detector de mentiras moderno

    La tecnología forja nuestro futuro y en este caso, nos trae otras alternativas que pretenden desenmascarar el engaño de una forma más eficiente que el polígrafo.

    Tal es el caso del mecanismo lanzado al mercado en el año 2014 por la marca Converus: EyeDetect.

    Esto se presentó en el mercado como una alternativa más barata, rápida y sobre todo más eficiente que el polígrafo.

    Converus, afirma que su dispositivo tiene un rango de precisión que oscila entre el 86% y 90%. Pero a diferencia de la máquina de la verdad que ya conocemos, lo que se encarga de monitorear son los ojos.

    El principio del EyeDetect es escanear los ojos para registrar cambios en las pupilas, movimientos o fijaciones que sugieran algún tipo de engaño por el sujeto de prueba.

    Normalmente una sesión con este detector de mentiras moderno suele tardar unos 30 minutos y los resultados se generan en aproximadamente 5 minutos posteriores. Además no es necesario que la persona esté conectada mediante sensores durante la prueba. Solo es cuestión de que apoye la barbilla a un instrumento que se encargará de escanear los ojos sin sentir absolutamente nada.

    ¿Son fiables los resultados de un detector de mentiras verdadero?

    No es ningún secreto que por largos años científicos de todo el mundo han desacreditado la fiabilidad de estos detectores. Sin embargo, quienes apuestan por su eficacia, defienden la hipótesis de que todo individuo experimenta respuestas psicofisiológicas cuando miente.

    Lo cierto es que muchos expertos en el área coinciden en que no hay suficientes pruebas científicas que validen la precisión del polígrafo o instrumentos similares.

    Subir

    Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello.